Economista

economista

Mi rincón - Noticias

Pensemos

ASEFIR

NewAsefirPAS

Eres el visitante número:

109367

El MaB y su Efecto Multiplicador Imprimir E-mail

Expansin4

El MaB y su Efecto Multiplicador

El Mercado Alternativo Bursátil (MaB), es una Bolsa de Valores especialmente creada para las Pymes, de diseño simple y regulación sencilla.

El MaB, ofrece ventajas de diferente índole a las Pymes, además, de tener un importante efecto multiplicador sobre la economía del territorio donde se encuentran (generación de riqueza y empleo estable y de alta calidad).

Apuntar en estos momentos que el crédito se ha contraído, es más caro, y provoca el estrangulamiento de muchas Pymes, parece una obviedad, pero no menos que afirmar que el MaB, es la gran y casi única alternativa.

En Canarias, no hay ninguna empresa cotizando en la Bolsa Española, pero de acuerdo con Asefir (Asesor Registrado del MaB), existen 250 empresas con capacidad suficiente para acceder al MaB.

Existen 5 grandes ventajas de acceder al MaB:

1. Financiación: Más barata y Recurrente, a los que presenta la financiación bancaria, y la del Capital Riesgo.

2. Profesionalidad: Al estar en la 1ª división, los criterios de gestión y la estructura organizativa se profesionalizan, primando los criterios de rentabilidad y eficiencia.

3. Notoriedad y Prestigio: Al estar todos los días en los medios de comunicación y por el plus de credibilidad que otorga el estar cotizando en la Bolsa, se obtienen mayores garantías frente a terceros (proveedores, clientes y entidades financieras).

4. Valoración: Al cotizar en Bolsa, tenemos cada día el valor real de la empresa. Lo que facilita cualquier proceso de negociación en una compra-venta, clarifica el aporte de garantías, y nos ayuda a analizar la evolución de la empresa en el tiempo.

5. Relevo Generacional: Al estar valorada, permite un reparto objetivo del patrimonio empresarial familiar, permitiéndose la implementación de mecanismos compensadores, o facilitando la salida de algunos de los miembros de la familia a través de la Bolsa.

A estas ventajas para la Pyme, se une el efecto multiplicador que ésta tiene sobre el resto de la economía de su territorio. Efecto que se descompone en tres tipos: directo, indirecto e inducido.

A. Efecto Directo: Derivado de la propia actividad de la empresa  sobre su propio sector (compras, facturación, inversión y empleo).

B. Efecto Indirecto: Derivado de la actividad de la empresa en otros sectores. Es decir, el que tiene lugar a través de la cadena de relaciones intersectoriales que se originan a partir del impacto directo.

C. Efecto Inducido: Derivado del consumo generado por la renta disponible derivada de los efectos anteriores. Es decir, es el gasto de la renta generada como consecuencia de los impactos directos e indirectos.

Por tanto, el efecto multiplicador sobre la generación de empleo y riqueza de una empresa que cotiza en el MaB sobre su territorio es muy importante en términos cuantitativos.

Pero además, existen otros efectos cualitativos, que no debemos desdeñar. El servir de “modelo de referencia” para otras empresas de su territorio, el “efecto espejo” o imitación (emular al listo de la clase), y el inducir mayor grado de profesionalidad en el conjunto de empresas con las que se relaciona.

Con estos sólidos y contundentes argumentos, en Canarias, deberíamos apostar claramente por el MaB, y tratar de introducir al mayor número de empresas posibles, ya que el beneficio será global: creación de riqueza, y de empleo estable y de alta calidad.

En Las Palmas de Gran Canaria a 26 de abril de 2010. Pedro Alonso Sosa.

 

EAFI - Asesor financiero

eafi

Contactar

contactar

Mercado de valores